rinoplastia-cirugía-de-naríz

La rinoplastia, como su nombre lo indica, es una cirugía que es realizada en la nariz. Puede tener objetivos estéticos, cuando el paciente desea modificar el aspecto de su nariz para ajustarse al canon de “Nariz atractiva” y objetivos funcionales, cuando el paciente presenta problemas respiratorios.

El procedimiento suele incluir la reducción del hueso, corrección en la desviación del tabique nasal entre otras, se realiza en un quirófano y como toda intervención quirúrgica requiere de un procedimiento específico y que el paciente se informe correctamente con el fin de conocer si cuenta con el perfil adecuado para someterse a este procedimiento.

Características de una nariz atractiva

Antes de someterse a una rinoplastia por razones estéticas es necesario conocer ¿Qué se considera una nariz atractiva? Es aquella nariz que armoniza en volumen y forma con todos los rasgos y formas faciales, es decir, que se encuentra en proporción con el rostro formando un conjunto armónico.

¿Qué problemas de salud ameritan una rinoplastia?

Un paciente que sufre de problemas respiratorios originados por un hueso que sobresale de la nariz, por desviación del tabique nasal o malformaciones hereditarias o congénitas es candidato a esta cirugía. Entonces, no estaríamos ante razones estéticas sino de salud.

Esta cirugía es muy común en personas que han sufrido de fractura del tabique por accidentes o peleas cuando el mismo no puede ser recolocado de forma manual en su lugar o bien, fue colocado de manera incorrecta. Algunas fracturas de nariz son tan extremas que requieren de cirugía inmediata.

¿Cuáles pacientes son los mejores candidatos a una rinoplastia?

Para ser candidato a una rinoplastia se deben presentar una o varias de las siguientes características en la nariz:

  • Narices con la punta achatada o muy voluminosa.
  • Nariz demasiado grande para el rostro, es decir, es desproporcionada para el contorno y la forma de la cara.
  • Nariz desviada o inclinada.
  • Nariz muy ancha en comparación con el contorno del rostro.
  • Obstrucciones producidas por lesiones previas que dificultan el habla y la respiración.
  • Orificios nasales poco proporcionados.
  • Tabique nasal muy hundido o muy prominente.

Pasos previos a la rinoplastia

Durante la primera consulta el cirujano evaluará la condición de su nariz y realizará preguntas de rutina a la vez que le proveerá detalles del proceso quirúrgico. Antes de la operación se inicia una rutina de exámenes pre-quirúrgicos que incluyen exámenes de sangre y revisión física completa.rinoplastia facial

En la consulta evaluarán la estructura externa e interna de la nariz y en la mayoría de los casos se le mostrará al paciente los resultados aproximados que obtendrá una vez finalizado el procedimiento.

Si la rinoplastia no es suficiente, el médico puede explicar que otro tipo de procedimientos quirúrgicos o no, pueden ser necesarios para dar solución a su problema o mejorar el aspecto de su rostro.

Tipos de rinoplastia

La cirugía de nariz puede ser cerrada o abierta:

Rinoplastia cerrada

Este tipo de cirugía trabaja dentro de la cavidad nasal, es decir, bajo la piel, sobre los huesos de la nariz y el cartílago nasal. Este tipo de cirugía tiene como finalidad dejar la nariz con un aspecto muy natural después de la cirugía evitando cualquier tipo de cicatrices y marcas. El cirujano accede a los huesos y al cartílago a través de las fosas nasales.

Rinoplastia abierta

Se realiza una incisión en la franja vertical que divide las fosas nasales, conocida como columella. A través de esta vía se esculpen la estructura del hueso y el cartílago de la nariz para lograr el resultado deseado. Luego, se cubre con la piel desplazada. Queda una cicatriz casi imperceptible.

Ambos procedimientos pueden realizarse bajo anestesia local y sedación para el paciente, con el fin de evitar molestias. En algunos casos se emplea anestesia general, esto dependerá del médico tratante.

La cirugía puede tomar entre 1 y 3 horas extendiéndose este tiempo si se deben resolver otro tipo de patologías. Luego de la cirugía se colocan vendajes y tapones cuya finalidad es hacer de soporte para la nueva forma de la nariz a la vez que colaboran con el proceso de cicatrización y a la disminución del edema o inflamación.

¿Existen riesgos?

Son similares a los de otras operaciones, pueden aparecer hematomas, inflamación, reacciones negativas a la anestesia, infección, obstrucción nasal y sangrado.

¿Qué se puede esperar después de una rinoplastia?

Pueden existir variadas molestias luego de la cirugía como:

Sangrado: Este debe disminuir en 4 o 7 días.

Hinchazón alrededor de la nariz: Debe disminuir en 2 semanas.

Obstrucción: Es común durante la primera semana por la acumulación de sangre y mucosidad dentro de la nariz.

Moretones alrededor de los ojos: Deben desaparecer en dos semanas.

Cuidados después de una rinoplastia

Luego de una rinoplastia se deben de seguir ciertos cuidados para evitar complicaciones:

 

  • No sonarse la nariz en 1 semana.
  • No introducir objetos en la nariz.
  • Limpiar el exterior de la nariz con agua oxigenada y aplicar pomada antibiótica.
  • No aplicar hielo a menos que el médico lo autorice.
  • No exponerse al sol en extremo por lo menos durante un año, se debe emplear protector solar.
  • Evitar traumas en la nariz, no se debe doblar ni golpear.
  • No deben de ponerse lentes sobre la nariz durante los 2 meses siguientes a la cirugía.
  • Se deben tomar los medicamentos indicados por el médico.
  • Mantener la cabeza elevada al dormir los 7 días siguientes a la operación.
  • Se debe guardar reposo durante tres semanas.
  • Es necesario a las visitas de control.

¿Cuándo consultar al médico?

Es necesario consultar al médico si se da un incremento en el nivel de dolor y este no se alivia con medicamentos, si se presenta fiebre de más de 38ºC, supuración amarillenta o verdosa en la herida, enrojecimiento alrededor de la hinchazón, si el sangrado nasal no disminuye o si la nariz sufre algún tipo de impacto.