otoplastia-cirugía-de-orejas

La otoplastia es la cirugía que se realiza con el fin de reposicionar las orejas prominentes o que se encuentras en “soplillo” para llevarlas a una posición más natural, es decir, más pegadas a la cabeza. También se realiza para reducir el tamaño de las orejas grandes.

Este procedimiento se realiza en niños entre los 4 y 14 años porque las orejas han crecido completamente a los 4 años. De esa forma, cuanto antes se realiza este procedimiento, menor será el bullying o el ridículo que pueda pasar el niño en la escuela debido a sus orejas.

La otoplastia también puede realizarse en la edad adulta, no existen mayores riesgos en esta edad.

Al momento que un paciente decide practicarse esta cirugía obtendrá toda la información necesaria, como se realiza, que resultados esperar y los diversos métodos existentes para realizarla.

¿Quién puede realizarse esta cirugía?

Los cirujanos recomiendan que se debe observar el comportamiento de los niños respecto a sus orejas. Es necesario observar al niño y su interacción con otros de su misma edad, también se recomienda escucharlos atentamente para descubrir si son molestados en la escuela.

No se debe insistir en la cirugía a menos que el menor así lo desee. Los niños que no se sienten cómodos con sus orejas y desean operarse son mucho más cooperativos durante la cirugía y disfrutan más de los resultados.

En algunos casos los pacientes pueden estar inseguros con el resultado de la otoplastia. Es necesario considerar que se busca una mejoría no la perfección total. Esta cirugía no logra una simetría total, algo que es poco natural. Es necesaria una comunicación adecuada entre el paciente y el cirujano para que los resultados sean satisfactorios.

Durante la primera consulta el cirujano evalúa el problema y recomienda la técnica más adecuada según el caso. También ofrece las instrucciones para prepararse para el procedimiento.

Este procedimiento no solo repara las orejas en soplillo sino que soluciona orejas contraídas y orejas en copa. La otoplastia puede reparar lóbulos alargados y rasgados. Un cirujano puede recrear una nueva oreja cuando una persona cace sin ella (microtia) o cuando se pierde a causa de un traumatismo.

¿Dónde se realiza la otoplastia?

Las otoplastias se realizan en un quirófano en una clínica u hospital. Dependiendo de la anestesia el procedimiento puede ser ambulatorio o se requerirá de la permanencia en el hospital la noche después de la cirugía.

¿Qué tipo de anestesia se utiliza?

En caso de niños pequeños se recomienda realizar la intervención bajo anestesia general. En el caso de niños mayores y adultos se emplea anestesia local con o sin sedación, de esta forma se puede mantener al paciente despierto durante la cirugía pero totalmente relajado.

¿Cómo es la cirugía?

El procedimiento suele durar 2 o 3 horas, en casos complejos puede llevar más tiempo. La técnica empleada dependerá del problema.

Suele realizarse una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja para exponer el cartílago auricular. Luego se esculpe el cartílago y se dobla hacia atrás. Se emplean puntos internos para mantener la forma.

En algunas ocasiones es necesario extirpar una parte del cartílago con el fin de obtener una oreja con una forma más natural.

Para finalizar se extirpa la cuña de piel que queda en la parte posterior de la oreja. La cicatriz de este procedimiento queda oculta tras la oreja. Suelen intervenirse las dos orejas para lograr un buen resultado, aún si solo una oreja luce anormal.

Postoperatorio

La mayoría de los pacientes se encuentran bien unas horas después de la cirugía aunque se recomienda permanecer una noche en la clínica hasta que desaparezcan todos los efectos de la anestesia general.

Al finalizar la cirugía se coloca un vendaje alrededor de la cabeza. Las orejas pueden doler ligeramente los primeros días pero esto puede aliviarse con medicación.

Con el paso de los días el vendaje es sustituido por uno más ligero similar a una cinta de pelo. Es necesario seguir al pie de la letra las recomendaciones del cirujano plástico respecto al uso de vendaje, sobre todo durante la noche.

Durante el primer mes deben evitarse todas las actividades que puedan provocar algún doblez en las orejas.

Los adultos pueden volver al trabajo 5 días después de la cirugía. Los niños pueden volver al colegio 7 días después, siempre que tengas cuidado con las actividades físicas, por esta razón es buena idea programar la cirugía durante las vacaciones.

Los resultados son permanentes y pocas veces se requieren de retoques.

¿Existe algún riesgo?

Si la otoplastia es realizada por un cirujano plástico cualificado las complicaciones son muy infrecuentes y poco importantes.

Existen los riesgos propios de una cirugía como hematomas que pueden ser disueltos de forma espontánea o pueden requerir drenaje, se pueden presentar infecciones del cartílago que incrementen el tejido cicatricial de la oreja y poco más. El tratamiento de las infecciones consiste en la administración de antibióticos.

Otros riesgos son:

  • Áreas entumecidas.
  • Incremento en la sensación de frío.
  • Recurrencia en la deformidad en la oreja.
  • Queloides.