lipoescultura-eliminación-de-grasa

La lipoescultura es un procedimiento estético quirúrgico a través del cual se eliminan depósitos de grasa ubicados entre la piel y el músculo. Su finalidad es la de mejorar el contorno del cuerpo de forma permanente. Dependiendo del cuerpo del paciente se puede realizar con liposucción, láser o vaser.

También se considera como lipoescultura a dos procedimientos, la liposucción y la lipoinyección, con el primero se busca eliminar la grasa acumulada y el segundo inyecta esta grasa en las zonas que se desean resaltar. Este procedimiento se puede realizar en diversas partes del cuerpo como:

  • Abdomen.
  • Brazos.
  • Glúteos.
  • Papada.
  • Pectorales.

Al realizar este procedimiento el paciente disfrutará de numerosos beneficios como la reducción en las probabilidades de sufrir enfermedades cardiacas, colesterol alto y diabetes, eliminación de la grasa, de la celulitis y de la grasa, mejoramiento en el aspecto de la piel y, con estos últimos puntos, un incremento en la autoestima y la seguridad de las personas.

Como todo procedimiento quirúrgico, esta cirugía no está exenta de riesgos. Para comprender qué implica, debemos conocer a fondo ambos procesos:

Liposucción

Se trata de la extracción del exceso de grasa a través de equipos que realizan un proceso de succión. Es por lo tanto, un tipo de cirugía estética que retira la grasa para mejorar la apariencia corporal y mejorar el aspecto del cuerpo.

Se emplea para moldear las zonas por debajo del cuello, mentón, pómulos, brazos, senos, glúteos, abdomen, caderas, rodillas, tobillos y pantorrillas.

Existen diversos tipos de liposucción:

Liposucción tumescente

Es el tipo más común de liposucción, implica inyectar una cantidad determinada de solución medicada en las zonas destinadas a extraer la grasa. Por lo general se inyecta hasta tres veces la cantidad de grasa a retirar. El líquido es una mezcla de lidocaína (Un anestésico local) un medicamento que contrae los vasos sanguíneos (Epinefrina) y una solución intravenosa salina.

Estas sustancias anestesian la zona, reducen los hematomas, el sangrado y la hinchazón y facilitan la extracción de una mayor cantidad de grasa.

Técnica superhúmeda

Similar a la anterior, pero, no se emplea una cantidad tan grande de líquido. Se inyecta entonces una cantidad igual a la cantidad de grasa que se planea extraer. Es una técnica que requiere menos tiempo que el procedimiento anterior, pero requiere de anestesia general.

Liposucción asistida por ultrasonido (LAU)

Esta técnica emplea vibraciones ultrasónicas para convertir la grasa en líquido. De esta forma, la grasa puede aspirarse con mayor facilidad. Este procedimiento se realiza de dos formas: Emitiendo las señales de forma externa o de forma interna. Esta técnica se emplea para eliminar grasa de zonas como la espalda o el tejido mamario, se emplea en conjunto con la técnica superhúmeda.

Liposucción asistida por láser (LAL)

Emplea energía laser para licuar las células de la grasa. Una vez se licuan las células estas se pueden aspirar o se dejan drenar a través de pequeños tubos. Los cirujanos emplean esta técnica en zonas reducidas. Esta técnica reduce el sangrado y la hinchazón y también evita que la piel cuelgue luego de la cirugía pues estimula la producción de colágeno.

Lipoinyección

Es otro de los procedimientos de la lipoescultura y consiste en la aplicación de grasa en las zonas donde se necesita un aspecto más voluptuoso, por lo general, se aplica en los glúteos. La grasa se extrae del cuerpo del paciente de zonas como el abdomen, espalda y cintura a través de la liposucción.

¿Cómo es el procedimiento?

Antes de realizar el procedimiento el paciente se somete a una liposucción. La grasa extraída en este primer procedimiento se decanta y purifica para eliminar la sangre y el líquido anestésico empleado. Además, la grasa es enriquecida con antibióticos.

Luego, mediante inyecciones profundas la grasa es aplicada en sitios específicos de los glúteos para obtener los resultados esperados. Se puede aplicar anestesia general o local dependiendo del paciente.

Riesgos de la lipoescultura

Se deben controlar los antecedentes del paciente como problemas cardiacos, hipertensión arterial, alergias, diabetes, problemas pulmonares y adicciones.

  • Asimetría en la extracción de grasa.
  • Coágulos.
  • Daño a la piel, órganos y tejidos.
  • Embolia de grasa, sucede cuando pequeños glóbulos de grasa pasan al torrente sanguíneo bloqueando el flujo de sangre.
  • Infecciones.
  • Quemaduras.
  • Sangrado.
  • Shock.
  • Sobrecarga de líquidos.
  • Sobredosis de lidocaína.

Después de la lipoescultura

Este procedimiento puede o no requerir hospitalización dependiendo de la magnitud de la cirugía y el área a tratar. Luego del procedimiento se aplican vendajes para mantener presión sobre el área tratada y detener el sangrado así como para conservar la forma. Los vendajes deben dejarse en su lugar por dos semanas.

Se puede presentar hematomas, dolor, entumecimiento y hematomas. Las suturas se retiran en 5 a 10 días.

Luego de la cirugía se debe de caminar lo más pronto posible para evitar la formación de coágulos de sangre en las piernas.

¿Por qué se realiza la lipoescultura?

Este procedimiento se emplea por razones estéticas, para mejorar la función sexual y para moldear el cuerpo cuando el ejercicio o la dieta no pueden eliminar la grasa en ciertas zonas.

Cabe destacar que la liposucción no se debe utilizar como un sustituto para la dieta y el ejercicio o como una cura para la obesidad. Tampoco es un tratamiento para la celulitis y el exceso de piel.