mamoplastia-cirugía-de-mamas

La cirugía de aumento de senos o mamoplastia es la opción de muchas mujeres que desean realzar su perfil y mejorar la apariencia de los senos con signos de envejecimiento o que fueron afectados por el embarazo y la maternidad y realzar su perfil.

El aumento de senos es uno de los procedimientos más comunes de la cirugía estética. Se realiza mediante la colocación de implantes detrás del tejido mamario o sobre el musculo del pecho. Este tipo de implantes están disponibles en una gran variedad de tamaños, formas, diseños y materiales. El cirujano puede colocarlos en diversas posiciones a través de diferentes lugares de incisión.

Otra opción para un aumento de senos modesto es el aumento por transferencia de grasa. Esta cirugía está indicada para realizar mejoras estéticas luego de una reconstrucción de senos o para rellenar posibles irregularidades luego de un aumento con implantes.

¿Cómo se realiza la cirugía de aumento de senos?

Este tipo de procedimiento requiere de una experiencia avanzada pues el objetivo es lograr senos que se vean lo más naturales posibles a la vez que se cumplen los deseos de la paciente en cuanto a tamaño.

Antes del procedimiento se suelen realizar mediciones muy detalladas con el fin de lograr la mayor simetría posible y para así evitar un descenso de los implantes de senos.

El aumento se puede realizar en una sala quirúrgica en un consultorio o en un centro quirúrgico ambulatorio utilizando anestesia local (La paciente permanece despierta) Este procedimiento también se puede practicar en hospitales bajo anestesia general.

La cirugía tiene una duración de una o 3 horas.

El procedimiento puede iniciar con una incisión en uno de los cuatro lugares comunes:

  • Incisión inframamaria o debajo del seno.
  • Incisión periareolar o alrededor del pezón.
  • Incisión transaxilar o en la axila.
  • Incisión transumbilical o TUBA realizada en el área del ombligo.

Luego de realizar esta incisión se emplea un instrumento quirúrgico especial que forma un bolsillo donde se insertará el implante. Existen tres posiciones en las cuales pueden ser colocados los implantes de senos:

  • Encima de los músculos pectorales o subglandular.
  • Parcialmente detrás de los músculos o submuscular parcial.
  • Completamente detrás de los músculos o submuscular completa.

La elección de la ubicación de la incisión y la del implante dependerá del tamaño y forma del implante seleccionado, de la cantidad de tejido mamario, la estructura corporal y el sitio donde deseamos que quede la cicatriz.

Las pacientes pueden seleccionar implantes de solución salina o implantes rellenos de gel de silicona. Se debe discutir con el cirujano el volumen del implante, el tamaño, la forma y el material a utilizar para la cirugía en función de los resultados que se desean.

Los implantes tardan entre 3 y 12 meses después de la cirugía para ajustarse en su posición definitiva.

Aumento mamario y levantamientos de senos

El aumento mamario puede ser acompañado con un levantamiento de senos. El cirujano plástico suele recomendar ambos procedimientos al mismo tiempo, sobre todo cuando se busca mejorar la apariencia de los senos caídos debido al embarazo o a la edad.

Durante este procedimiento combinado se retira el tejido mamario, se tensa, se levanta la piel de los senos y se coloca un implante.

Otra técnica reciente para lograr el levantamiento y aumento de senos es la cirugía con sostén laser. Esta técnica emplea un láser para brindar un soporte más eficiente para el busto.

Antes de la cirugía

Al paciente se le solicita no comer ni beber nada después de la media noche anterior a la cirugía. Se deben consumir los medicamentos recomendados con un sorbo muy pequeño de agua.

También se debe llevar ropa suelta que se abotono o se cierre con cremallera por el frente. Se recomienda llevar sostenes suaves y de talle holgado.

Postoperatorio

Como el tejido mamario se estira y se separa y que los implantes se insertan a través de incisiones, los senos terminarán con hematomas, hinchados y doloridos después de la cirugía.

Luego de la cirugía el paciente puede regresar a casa una vez pueda caminar, llegar la baño y tomar agua sin problemas.

5 días después de la cirugía el cirujano puede recomendar masajes para las mamas para ayudar a reducir el endurecimiento de la capsula que sobre el implante.

Luego el procedimiento se recomienda el uso de un sostén quirúrgico durante varios días. Se puede sentir dolor moderado pero, este se puede tratar con medicamentos recetados por su cirujano.

El doctor suele recomendar un sostén reforzado o deportivo hasta que la hinchazón desaparezca.

Se debe evitar realizas esfuerzos o trabajos pesados luego de la cirugía porque esto puede incrementar la presión y la hinchazón en el busto. Se puede regresar al trabajo una semana después de la cirugía. Pocas semanas después se pueden realizar otras actividades.

Es probable que se reduzca la sensibilidad en los pezones temporalmente, pero, volverá a la normalidad una vez los senos sanen.

La lactancia materna no suele verse afectada pero, es recomendable consultar al doctor sobre el amamantamiento durante la primera consulta.

Luego de la recuperación completa quedarán algunas cicatrices permanentes, estas marcas son discretas y pequeñas. Un buen cirujano evitará que se vean. Dependiendo del tipo de cirugía se obtienen diversas cicatrices, por incisiones inframamaria y periareolar estas quedan en el busto mientras que, en las incisiones transaxilar y TUBA, estas quedan en el pliegue bajo la axila o en el ombligo, imperceptibles tras la cirugía.

Riesgos

Como en todas las cirugías, existe un riesgo claro de complicaciones relacionadas con reacciones a la anestesia e infecciones, también puede darse sangrado excesivo.

Si el equipo toma todas las precauciones las complicaciones se previenen o reducen. Por lo general se recomienda que el paciente informe al cirujano sobre toda su historia médica antes de la cirugía.

Los riesgos más comunes son:

  • Cicatrices gruesas o elevadas.
  • Coágulos de sangre.
  • Infección.
  • Ondulación visible del implante.
  • Posición desigual de los pezones.
  • Problemas para amamantar.
  • Problemas respiratorios.
  • Reacciones a los medicamentos.
  • Ruptura o filtración del implante.
  • Sangrado.
  • Tamaño o forma diferente de los senos.